viernes, 27 de marzo de 2009

Mi corazón


Estaba muerto. Fue mutilado, herido y arrancado. Fue desplazado, olvidado. Pero hoy apareces tú. Lo recoges del suelo. Me ves con un cuchillo en la mano intentando apuñalarlo. Lo recoges y me miras. Te acercas a mí y me quitas cuidadosamente aquella arma. Me entregas delicadamente mi corazón y me abrazas.

1 comentario:

V dijo...

Te conocí con un corazón oscuro y triste u.u Pero lo has ido cambiando :D me da gusto que puedas amar y que te enamores!