martes, 3 de mayo de 2011

Muere la máquina de escribir


Hace unos días la última empresa de máquinas de escribir se vio obligada a cerrar y con esto le decimos adiós a esta tecnología hoy superada por la computadora. La noticia pasó desapercibida por todos, pero a mí me causa nostalgia (y la vez me doy cuenta de que ya estoy vieja), yo tengo dos máquinas, de las normales y otra eléctrica. Recuerdo que todavía me tocó hacer mis trabajos a máquina y fue hasta el último año de secundaria que empezaron a pedirlos a computadora. También tomé un curso de mecanografía como taller en la escuela. Me acuerdo de las máquinas grandes, tener que girar el rollo ese de la tinta (que no recuerdo como se llama), usar corrector cada vez que uno se equivocaba o esas gomas para borrar tinta, sufrir cuando sacabas la hoja y tener que acomodarla para que la línea quedara a la misma distancia de lo que ya habías escrito, no existía el texto justificado, se colocaban guiones en el espacio que quedaba para que pareciera justificado, y también cómo olvidar cuando mis dedos se atoraban entre las teclas o que mis meñiques de enchuecaron ligeramente por no tener la suficiente fuerza en mis dedos para apretar las teclas, o cuando apretabas varias teclas y las cositas que marcaban la letra se atoraban entre sí. Y no sólo servían para escribir, también aprendí a hacer dibujos a máquina, era como tejer en punto de cruz pero en máquina de escribir. Luego, ver cómo sufrían los teclados de computadora con esa gente acostumbrada a las máquinas de escribir que masacraba las teclas apretándolas como matando un bicho.

La tecnología deveras que avanza muy rápido, todavía en la primaria me permitian entregar trabajos a mano, recuerdo era "a mano o a máquina", después "a máquina o en computadora", ahora sólo pueden ser en computadora y entregarlos de otra forma da una mala imagen de la presentación de tu trabajo. Pero ni tan buena tecnología, ahora necesitamos computadora e impresora para terminar nuestro trabajo, antes podías escribir e imprimir en tiempo real.

En fin, así es esto del avance tecnológico, guardaré mís máquinas como artículo de museo, porque ya será más dificil encontrar los rollos de tinta y refacciones. Y adiós a esa herramienta que llegó a ser tan representativa de los escritores.

10 comentarios:

beth dijo...

Recuerdo mi taller de mecanografia, aunque desde que recuerdo me piden los trabajos a compu, me gustan las maquinas de escribir; como va la tecnologia, dentro de poco, creo que hasta al papel le diremos adios :S

LuPeeTha dijo...

yo escuche esa noticia por radio.. y me puse a pensar demasiadaas cosas.. muchas de ellas si.!, mis experiencias con el artilujio este..

que cosas no.?

Trovador del Sueño dijo...

Un buen blog... si te gusta la poesía podrias visitar mi blog de poesía. Me harías un gran favor si comentas alguna con tu opinión. Gracias:
www.trobadordelapoesia.blogspot.com

Cursos de Community Manager dijo...

Quien ha escrito con máquina de escribir no olvida el sonido de las teclas, la fuerza que había que emplear para pulsarlas, el cambiar el rollo de tinta para escribir en otro color...

Rocker frustrada dijo...

Me gusto mucho tu blog. Yo tambien escribo. A lo mejor te podes dar una vuelta por mi blog, leerme y darme tu opinion.
www.ficcionvsrealidad.blogspot.com
Gracias y saludos!

Selene dijo...

http://selenehp.blogspot.com

sofys dijo...

Hola!
Yo tengo apenas 16, pero recuerdo muy bien cuando mi papá escribia en su vieja maquina de escribir aunque ya teniamos una computadora.
Me agarra una sensacion rara cada vez que veo una y me dan ganas de tocarlas, de presionar sus teclas y pienso que es mucho mas bonito así, mas personal que una fría computadora porque yo soy partidaria del papel y la pluma.
De verdad, tienes razon, quiza pronto tengamos que despedirnos del papel. Después de todo, ya lo slibros fueron suplantados por los ebooks y la carta por los emails.
Bueno, suerte!

Rubi dijo...

Holaa! Yo también me saqué el título de mecanografía y lo hice con la máquina de escribir de esas del 98. La verdad es que al principio me era muy duro, y me enfadaba mucho cuando se enganchaban las letras del teclado o cuando apretabas y no se marcaba la letra en el papel. Pero, sin embargo, fue todo un placer aprender a mecanografiar a máquina porque es un recuerdo muy lindo que se te queda. Ya que ahora los ordenadores estarán presentes en nuestras vidas durante muchísimos años.

Anónimo dijo...

escribi a maquina desde el año 1966, soy una antiguedad.

Hace 20 años que uso el ordenador y me gusta, no tengo que golpear las teclas con tanta fuerza y el sonido no es tan contundente.

Le haré un poco de duelo a la máquina.

Si te apetete visita mi página www.cursosdeguion.com

cesarok dijo...

Buenos tiempos de teclas duras y tintas no tan finas. Bonito réquiem por las buenas cómplices académicas de los ochentas. Saludos!