domingo, 18 de julio de 2010

Temperamento melancólico


Cuando leía libros de Realismo, recuerdo que dentro de la descripción de los personajes, mencionaban cuál era su temperamento, así que me puse a investigar sobre los temperamentos y resulta que mi temperamento es melancólico, y definitivamente soy así.


Características generales

El melancólico se caracteriza por reaccionar lentamente ante los estímulos exteriores, pero su reacción es profunda y duradera. El melancólico es el hombre de la interioridad, del pensar profundo y de la honda afectividad. Se caracteriza por cierta “melancolía” o tristeza; es más bien lento y reflexivo; no es fácil empujarlo a acciones rápidas. Se desanima rápidamente y cae con frecuencia en el pesimismo.

Defectos

Ensimismamiento: El melancólico cae fácilmente en la excesiva reflexión y ensimismamiento. No afronta la realidad decididamente, sino que da vuelta tras vuelta a los asuntos, sin atreverse a resolver los problemas. La autointrospección posee en él muchas veces una tonalidad pesimista y lo lleva a aislarse de los demás. Se encierra en sí mismo, parece no escuchar lo que se está diciendo, como si estuviera soñando y no se fijase en las personas.
Pesimismo: El melancólico muchas veces considera las cosas en su aspecto más negro y adverso; es el hombre que ve el día como encerrado por dos noches, justamente lo contrario del sanguíneo. Si en sus empresas se le presentan dificultades, aunque pequeñas, pierde el ánimo, y quisiera dejarlo y abandonarlo todo; puede sucumbir ante los fracasos. Con gran facilidad se desengaña de los demás, pues les exige mucho y pareciera no aceptar que tengan defectos, se descorazona y el hecho por ejemplo de que le haya fallado un amigo lo lleva a no creer más en los hombres ni en la amistad, cayendo en un profundo escepticismo. Es demasiado susceptible. Todo esto hace que el melancólico se cierre con facilidad, se aísle en su tristeza y pesimismo.

Desconfianza: Está unido con lo anterior. Es desconfiado y receloso ante las personas que no conoce suficientemente. Cree que los otros no lo toman en cuenta o que le tienen mala voluntad. Difícilmente logra olvidar las ofensas. Poco a poco va infiltrándose en él el virus de la antipatía. La aversión respecto a las personas que le son antipáticas llega a ser tan fuerte, que apenas se digna mirar a tales personas, o dirigirles la palabra. Puede guardas rencor por años. Rara vez logra confiar en alguien; tiene, a menudo y sin motivo, duras e injustas sospechas de su prójimo. Todo esto convierte al melancólico a veces en un misántropo.

Se considera menos de lo que es y puede: En los trabajos cede el lugar a otras persona menos aprovechadas y aún incapaces, en gran parte por miedo al fracaso. Pero, sin embargo, se siente herido por no habérsele respetado y apreciado en sus talentos. Es susceptible a las más pequeñas humillaciones. Muchas veces va guardando en su corazón las cosas que tiene contra otros, las injusticias de las cuales cree haber sido objeto, etc., y repentinamente “explota”, para gran sorpresa de quienes lo rodean. Si tiene que corregir a otro, sin tener nada personal en su contra, es demasiado suave y le cuesta mucho hablar claro.

Indecisión: Por su temor ante las dificultades, por sus interminables reflexiones, por miedo al fracaso y a la humillación, por timidez ante los demás, el melancólico no termina nunca de decidirse; es a veces el “hombre de las oportunidades perdidas”, hay que tirarlo al agua para que aprenda a nadar.


Cualidades positivas

Intelecto: Su pensamiento tiende hacia lo profundo; se da también de buena gana a la consideración de lo pasado, recordando los acontecimientos de tiempos anteriores. Tiende a considerar todo con atención y a examinarlo seriamente, hasta formarse un juicio. Se detiene en el análisis de sí mismo, en la introspección, no pocas veces desmesurada. Es una persona que le gusta “soñar despierto”

Voluntad: El melancólico tiene una voluntad fuerte, siempre que algo se haya arraigado en su interior. Esa voluntad lo puede llevar a hacer los más grandes sacrificios por una causa o por una persona. Es una voluntad constante, fuerte y callada. Sin embargo, le cuesta decidirse por algo.

Afecto: Posee un afecto rico y profundo; es muy sensible; más que con la cabeza piensa con el corazón. Sus reflexiones van acompañadas de un misterioso anhelo; con facilidad se siente conmovido en su interior, pero no siempre deja traslucir en su exterior su emotividad.

Ante los demás: El melancólico revela su interior con suma reserva y por lo general sólo a los que tiene más confianza, pero experimenta gran alivio cuando ha logrado “desahogarse”. Posee un gran sentido para captar las necesidades de los demás y de corazón desearía ayudar; se conmueve fácilmente y puede darse y servir con gran desprendimiento de sí mismo: es humanitario. Con gusto desearía tener amigos y es capaz de gran lealtad, pero por su reserva y debido también a que se desengaña con facilidad, le cuesta tenerlos. En general huye de la masa, prefiere estar solo o moverse en un grupo pequeño de personas conocidas que lo aprecian.

11 comentarios:

PrinzGhotic. dijo...

mmmmm ¿y te gusta ser asi?
¿que tu temperamento sea melancolico?

Karen Merklina dijo...

no U_U

pero no se q puedo hacer para cambiar, he sido así toda la vida

Anónimo dijo...

es una desventaja pero tiene remedio

Anónimo dijo...

cual? yo tambien soy asi y me gustaria cambiar

Anónimo dijo...

viendo otro punto de vista podemos decir que queremos trabajar en nuestras fortalezas y no tento enfocarnos en nuestras debilidades, es menos traumático y podemos teneer una vida más fluida, más feliz, esto sobretodo si hablamos de temperamentos, carácter que esta en nuestros genes.
Estudiar del tena me parece muy importante porque eso nos concientiza, el solo ser concientes nos ayuda a coregir excesos en el camino ( de aislamiento y negativismo)

Unknown dijo...

Gosto de ser assim.Pelo menos nas artes, há mais beleza na melancolia.

Enrique Lara dijo...

Hola, les recomiendo el libro El misterio de los temperamentos de Rudolf Steiner. Lo pueden descargar gratis en la app Scribd; es muy bueno... Saludos;)

Anónimo dijo...

Soy melancólica.He trabajado mucho en mis puntos débiles y he llegado al equilibrio.Ahora soy Una persona más estable y felizmente casada.Me casé recién a mis 39 porque no me decidía.Pero Una vez q lo superé tome el Paso.Hoy tengo 43 años.y sí hay solución.Con gusto puedo compartir lo q hice:reconcí q tenía un problema emotional,busque mucho apoyo professional y consejería personal.Trabajé en base al conocimiento de mis debilidades temperamentales y bajé los aspectos negativos a la Luz de la Biblia y considerando q debo tratar a los demás con amor y asi ahora recibo amor de la gente.Aprendí a perdonar y pedir perdón.Soy ahora mas amorosa porque dejé de vivir sin resentimientos y ya no busco venganza,ni me enojo.He aprendido a aceptarme como soy,igual al resto.Busco ayudar de corazón si me lo piden.Cada día hay algo nuevo,pero persisto y encontré lo q más me gusta hacer:ayudar a Los demás a encontrarse.Lo van a lograr.Ánimo.

Anónimo dijo...

Que mal yo queria ser colerico ��

Anónimo dijo...

Tengo una inquietud. Soy de temperamento melancolico. Y quisiera saber si; dos personas melancolicas de sexo opuesto pueden llegar a tener una relación más allá de amigos. No afectaria esto a su relación? Podrían sobrellevar su relación? O no es posible que se de esa relación?

Dark Angel dijo...

Se puede catalogar al temperamento melancólico como personas pas,o sea personas altamente sensibles estudiado por la Dra elaine aron??? Inclusive se habla más de personas pas que como temperamento melancólico. De todos modos es lo mismo creo; porque tienen las mismas características según leí.